DON QUIJOTE DE LA MANCHA - IV CENTENARIO

DON QUIJOTE DE LA MANCHA - IV CENTENARIO de

Portada de DON QUIJOTE DE LA MANCHA - IV CENTENARIO
Resumen

Autor: DE CERVANTES, Miguel, ISBN/EAN: 9788466745840 EL QUIJOTE DE JOSÉ RAMÓN por Antonio Mingote DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Este Quijote de José Ramón Sánchez es un alarde de talento y maestría y, sobre todo, una manifestación de amor. Enamorado del libro y de su trabajo...

Cantidad
  • 49.00 CHF

Categoría: Clásicos españoles

Editorial ANAYA

Autor DE CERVANTES, Miguel

EAN/ISBN: 9788466745840

Incorporado en el catálogo: 12/03/2016

Formato: No definido

Autor: DE CERVANTES, Miguel, ISBN/EAN: 9788466745840
EL QUIJOTE DE JOSÉ RAMÓN por Antonio Mingote
DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA
Este Quijote de José Ramón Sánchez es un alarde de talento y maestría y, sobre todo, una manifestación de amor. Enamorado del libro y de su trabajo y dominando el oficio (que ésa es otra), día a día, página a página, ha ido José Ramón dibujando todo lo dibujable, el hidalgo y su casa, la familia, el escudero y los amigos, pueblos y paisajes, las cuadras, las ventas y los castillos, los libros y las cacerolas, el fuelle con que atizar el fuego, las armas, el caballo y el asno, los combates y los ocios, las victorias y las derrotas, los personajes, hasta los más fugaces. Todo lo que don Miguel imaginó lo ha vuelto a imaginar José Ramón.
No ha dibujado el corazón del caballero, pero lo podrá dibujar en cualquier momento. Y el de Sancho y, desde luego, el de Cervantes. El suyo, el del pintor, bien patente queda en cada trazo de su lápiz.
Será raro el pintor o dibujante que no haya proyectado alguna vez ilustrar el Quijote. Muchos grandes lo han hecho, incitando a los que venían detrás, entusiastas que echaban de menos los dibujos que quedaban por hacer, las posibilidades que no se habían apurado. José Ramón, el último por ahora, lo ha dibujado todo. Durante cinco años, día tras día, a solas con su lápiz ha recreado el mundo del Quijote con entusiasmo y con la humildad del lápiz sencillo ante el papel en blanco. Mil dibujos elaborados amorosamente, rendidamente, «sin sobresaltos de color ni tamaños desmesurados», hasta culminar la enorme tarea.
Ha puesto José Ramón tanto entusiasmo en su trabajo, que ha consumido todo el entusiasmo disponible y tendrá que pasar mucho tiempo antes de que otro ilustrador encuentre el necesario para seguir el empeño de agotar este tema inagotable.
Queda demostrado, aun sin querer demostrar nada, que con un lápiz sencillo se puede levantar un monumento