EL LOCO HIGUITA Y EL ESCORPIÓN - Colección Gol o Penalti Nº1

EL LOCO HIGUITA Y EL ESCORPIÓN - Colección Gol o Penalti Nº1 de

Portada de EL LOCO HIGUITA Y EL ESCORPIÓN - Colección Gol o Penalti Nº1
Resumen

El loco Higuita y el escorpión es el primero de los títulos de la colección “Gol o penalti”, un reencuentro con el fútbol de patio y parque, con futbolistas pintorescos y extravagantes que, por ver precisamente el deporte como juego y no como negocio, deben ser reconocidos.

Cantidad
  • 18.90 CHF

Categoría: A partir de 10 años

Editorial BOOKOLIA

Autor PALOMO COUSIDO, Jaime

EAN/ISBN: 9788494430671

Incorporado en el catálogo: 11/11/2018

Formato: LIBRO RÚSTICO

Subtítulos: Ilustraciones de Cate Rimelli

Número de páginas: 56

El loco Higuita y el escorpión es el primero de los títulos de la colección "Gol o penalti", un reencuentro con el fútbol de patio y parque, con futbolistas pintorescos y extravagantes que, por ver precisamente el deporte como juego y no como negocio, deben ser reconocidos.

El primero de los once que formarán esta colección está dedicado a René Higuita, el fabuloso portero colombiano que en los años 90 deslumbró al mundo con sus jugadas arriesgadas y sus genialidades, como el "escorpión". Jaime Palomo Cousido narra episodios divertidos de la vida deportiva de don René. Las caricaturescas ilustraciones de Cate Rimelli hacen honor a las gamberradas de Higuita en el terreno de juego. Una delicia para que los niños sepan que ha habido (y hay) otro fútbol, que otro fútbol es posible. Otra delicia también para los padres, conocer anécdotas de los personajes que conforman esta colección.

PUEDES HOJEAR AQUÍ ALGUNAS PÁGINAS

La colección

Gol o penalti es una regla que sólo existe en el fútbol que juegan los niños. Gracias a ella, las jugadas «polémicas» se zanjan rápidamente, lo que permite no perder tiempo en aburridas discusiones y seguir jugando. Jugando a la pelota.

En este fútbol no hay patadas malintencionadas, no hay trampas, ni engaños, ni insultos; no hay derechos televisivos ni sueldos estratosféricos. Sólo existen las ganas de jugar. Jugar a la pelota.