MANUAL DE INTERPRETACION Y TRADUCCION

MANUAL DE INTERPRETACION Y TRADUCCION de

Portada de MANUAL DE INTERPRETACION Y TRADUCCION
Resumen

Autor: MARIO LEON, ISBN/EAN: 9788486618117 El Manual de Interpretación y traducción que hoy presentamos desde estas páginas constituye un avance en la enseñanza de este antiguo oficio, que tradicionalmente carece de una metodología sistemática, y todo ello, desde la experi...

Cantidad
  • 79.90 CHF

Categoría: Diccionarios en español

Editorial LUNA

Autor ,, VV.AA.

EAN/ISBN: 9788486618117

Incorporado en el catálogo: 14/12/2007

Formato: No definido

Autor: MARIO LEON, ISBN/EAN: 9788486618117

El Manual de Interpretación y traducción que hoy presentamos desde estas páginas constituye un avance en la enseñanza de este antiguo oficio, que tradicionalmente carece de una metodología sistemática, y todo ello, desde la experiencia profesional y académica del autor. La obra se presenta con un enfoque eminentemente práctico, como un verdadero manual que resuelve cualquier duda que se nos pueda plantear, pero, a la vez, se cuida sobremanera el aspecto teórico de la materia. No resulta, sin embargo, un tedioso manual lleno de definiciones y metodología, sino que es una obra de amena lectura, llena de inteligencia y humor.

La estructura del libro favorece la doble vertiente práctica y teórica, ya que se compone de seis apartados que tratan el lenguaje, el vocabulario, la comunicación, la traducción y la práctica profesional. Como puede verse los tres primeros son de índole general y sirven para establecer una base lingüística común, mientras que los tres últimos se ocupan concretamente de la profesión de traductor, de la de intérprete y, por último, de su práctica en diferentes contextos.

En cuanto al tema dedicado al lenguaje, hay que decir que se ha hecho una gran labor de compendio de las principales reglas gramaticales y ortográficas y de todo lo que significa el lenguaje en general y la lengua española en particular. Tras una introducción genérica, el autor se centra exhaustivamente en diversos problemas y dudas de la lengua, fácilmente accesibles gracias al índice, dándoles un tratamiento casi de frequently asked questions. La puntuación y la acentuación están tratadas con mucho acierto, así como los pronombres personales que dan lugar al "laísmo" y "leísmo" (pag. 33). Destacan también los cuadros de verbos que intentan facilitar su aprendizaje y consulta, entre ellos es especialmente útil el cuadro dedicado a los verbos con doble participio (en la pág. 35), aunque omite alguno de imporancia como imprimir-imprimido-impreso. En la lista de verbos irregulares más frecuentes del español se encuentra alguna que otra errata, como, p.e., en la pág. 52, donde pone "diga" como presente de subjuntivo del verbo "dar" cuando debería decir "dé". Además, en la pág. 64, cita "plací" como pretérito indefinido de "placer", cuando aún parece vigente y aceptado por la Academia el irregular "plugo", junto a algunos otros casos discutibles como el presente en primera persona y presente de subjuntivo y el imperativo del verbo "yacer".

En cuanto a la ortografía, el resumen que se hace es una útil herramienta de consulta que facilita la memorización de los errores más frecuentes. Sin embargo, se podría hacer otro pequeño reproche en la pág. 80, en cuanto a la discutida ortografía de la palabra México (por Méjico). No es que sea mal español, como dice el libro, antes al contrario, se trata de un arcaicismo aceptado: la grafía x es un reflejo del antiguo sistema de sibilantes y fricativas del castellano medieval (como los antiguos muxer, truxiste, que representan una fricativa palatal), no es en absoluto una "grafía azteca" como se dice en el manual.

También es loable el hincapié en los aspectos de cultura general (pág. 108), tan necesaria para traductores e intérpretes, que no han de descuidarse en su fomación humanística.

Pero dejando aparte los temas de generalidades, donde de veras brilla el manual y el ingenio y experiencia de su autor es en la parte especial, dedicada a la traducción e interpretación en particular. El espíritu formativo del manual, cuya finalidad es, anto todo, formar buenos profesionales, queda reflejado en la estupenda parte técnica y metodológica. En la pág. 118 y ss. se explica la confección de fichas metodológicas para facilitar la tarea de traductores e intérpretes. El autor aconseja al estudiante de forma exhaustiva sobre la realización de estas fichas, que incluirían para las palabras entrada, acepciones, temas, fuentes y referencias. Se propone una metodología cabal y sistemática que será de gran utilidad al estudiante.

En la pág. 155 y ss. se presenta un anexo de ayuda en Internet que sin duda será apreciado por todos los profesionales. Se trata de una lista de páginas con útiles recursos electrónicos para traducción e interpretación que van desde los comúnmente denostados "traductores cibernéticos" hasta diccionarios web o diversas páginas ordenadas temáticamente.

Dejando a un lado los aspectos más técnicos del manual, el autor aporta grandes dosis de ironía y humor que harán las delicias de todos cuantos quieran acercarse a esta obra didáctica. Así, por ejemplo, en la pág. 203 y en la 262, encontramos una divertida guía con los distintos tipos de orador que pueden caerle en suerte al traductor o intérprete: el primerizo, el sabio, el tímido, etc. Se combinan estos conocimientos que parten de la experiencia personal del autor, casi dignos de un anecdotario, con consejos formales, de comportamiento (pág. 229), explicaciones de lo que son las cabinas y de su funcionamiento (pág. 253), ejemplos de buenas y malas traducciones (pág. 324), trabalenguas y refranes en distintos idiomas. como práctica para el alumno (pág. 285), una guía de falsos amigos en varias lenguas (pág. 287), etc. Cabe destacar, por último, los excelentes anexos que versan sobre la historia de la interpretación (pág. 275-8) la breve historia de la traducción (pág. 307), la escuela de traductores de Toledo (pág. 340) etc. (en los que hay que mencionar el despiste ortográfico de escribir "Cadmio" en la pág. 307 en lugar de Cadmo, siguiendo las normas para la trascripción de nombres griegos de M. Fernández Galiano, cuando habla del mítico padre de Europa y esposo de Armonía, que introdujo el alfabeto fenicio en Grecia).

Por lo demás, este Manual de Interpretación y traducción que hoy reseñamos se presenta con vocación de convertirse en la principal obra de referencia en este campo en la actualidad. Es muy recomendable su lectura para todo tipo de público. Las personas cuya dedicación profesional sea la traducción o la interpretación, encontrarán en este manual una ayuda impagable, un Virgilio que les guiará por los infiernos de las cabinas de intérpretes, los falsos amigos y las dudas ortográficas. Pero también recomendamos su lectura al público interesado en la lengua española y su relación con las otras lenguas y, en general, en el patrimonio común que es el lenguaje humano. \

 

\"\"