OBJETIVO HEDY LAMARR

OBJETIVO HEDY LAMARR de

Portada de OBJETIVO HEDY LAMARR
Resumen

Un cómic lleno de acción de Ángel Muñoz, Ricardo Vilbor y Abel Pajares.

Cantidad
  • 24.50 CHF

Categoría: Novela gráfica y cómics (jóvenes y adultos)

Editorial GRAFITO

Autor VILBOR, Ricardo

EAN/ISBN: 9788494767012

Incorporado en el catálogo: 11/12/2019

Formato: LIBRO RÚSTICO

Número de páginas: 104

Hollywood, 1943. Un sicario alemán intenta asesinar a la estrella de cine Hedy Lamarr en pleno rodaje. ¿Por qué se arriesga el III Reich a atentar en suelo americano? ¿Es Hedy Lamarr una simple actriz u oculta algo? La agente Smith deberá desentrañar el misterio, proteger a Lamarr… y conservar el pellejo.

Un cómic lleno de acción de Ángel Muñoz, Ricardo Vilbor  y Abel Pajares.

PUEDES LEER AQUÍ LAS PRIMERAS PÁGINAS

PUEDES CONSULTAR AQUÍ EL DOSSIER DE PRENSA

Esta es Hedy Lamarr.

Fue considerada la "mujer más bella de la historia del cine" pero eso sería rascar la superficie.  Hedy Lamarr fue una brillante ingeniera, una curiosa y activa inventora a la que le debemos  la invención de la " Técnica de transmisión en el espectro ensanchado por salto de frecuencia".
Puede que ahora no te suene, pero es la base de tecnologías como el Wifi o el Bluetooth que usamos a diario.

Hedy Lamarr se merecía un cómic y hemos preparado uno que os va a gustar. Acción, espionaje e ingenio con nuestra inventora favorita como protagonista.

Ángel Muñoz ha hecho un trabajo excepcional dibujando un cómic ambientado en el Hollywood de 1943.
Ricardo Vilbor ha escrito un guion sin piedad ni respiro que no os va a dejar soltar el cómic.
Y Abel Pajares se ha encargado del color, dándole la clase que esta historia merece.

LÁMINA DE REGALO:

En ella hemos querido retratar otro de los capítulos de nuestra protagonista, y es que todos conocéis el papel fundamental que las estrellas de Hollywood han jugado a la hora de apoyar todo tipo de causas. Y algo muy habitual en los años 40 fue precisamente contar con las caras más conocidas del celuloide para financiar al ejército, animando a los ciudadanos estadounidenses a  comprar bonos de guerra para su lucha contra el fascismo.

Hedy Lamarr no podía estar de brazos cruzados. Cuando le pidieron ayudar a vender bonos de guerra consiguió recaudar la friolera de 7 millones de dólares en una noche durante una campaña en la que cada adquisición de 25.000 dólares era premiada con un beso suyo.  En total llegó a recaudar 25 millones.