Velada poética dedicada a Miguel Hernández

Sello conmemorativo de Correos España en el 75º aniversario de la muerte del poeta Miguel Hernández 

Velada poética dedicada a Miguel Hernández

en el 75º aniversario de su muerte - 2017 Año Hernandiano

Sábado, 2 de diciembre de 2017, a las 17.00 h en la Librería Ibercultura (Espacio Clara Campoamor)

Homenajeamos al poeta del pueblo por excelencia, Miguel Hernández, que moría hace ahora 75 años , el 28 de marzo de 1942, en el penal de Alicante, consumido por la tuberculosis sin haber cumplido 32 años. Difícil de encuadrar en una generación del 27 que nunca vio a este poeta pastor como uno de los suyos, admirado por Pablo Neruda y Vicente Aleixandre, comprometido, sensual, profundo... La dictadura acalló prematuramente una voz única.

​El encargado de llevarnos esa tarde de diciembre por la vida y obra del poeta de Oriehuela es también un poeta levantino: Fran García (Valencia,1975) reside en Lucerna desde 2012. Ha participado en diversos talleres de poesía tanto en Valencia como en Madrid y ha aparecido en la Antología Polimnia 2003-2013. Diez años de poesía en la Universitat Politècnica de València (València, 2014). Desde 2012 es miembro de la revista digital de poesía conVersos ( https://issuu.com/conversos ). Recientemente ha finalizado etc., un proyecto conjunto de pintura - poesía y en 2017 ha sido galardonado con el premio Marc Granell de poesía en castellano.

Ibercultura ofrecerá ese día un aperitivo , además de un descuento del 10% en todos los libros en stock de y sobre Miguel Hernández.

Queremos agradecer a Vicente Meseguer, del ayuntamiento de Oriehuela, el entusiasmo y la generosidad con los que nos ha proporcionado material gráfico del  Año Hernandiano​. También desde aquí nuestro agradecimiento a Aitor Larrabide, director de la Fundación Miguel Hernández, por su accesibilidad y  buena predisposición.

Os recomedamos encarecidamente que visitéis la página web dedicada al Año Hernandiano: . Y, mejor aún y si tenéis oportunidad, os sugerimos recorrer los escenarios de la vida del poeta en su lugar de origen.

En este año han sido muchísimas las publicaciones dedicadas a la figura del poeta, incluida la reedición actualizada de la obra de uno de los mayores expertos hernandianos, José Luis Ferrís . Además, si ya de por sí pocos poetas han visto tan musicada su obra como Hernández, partiendo de las versiones más populares de su obra a manos de Alberto Córtez y Joan Manuel Serrat, esta faceta se ha visto multiplicada este año yendo desde el flamenco hasta el rap , destacando el original y brillante tema de Nach . Y entre las muchas horas de radio dedicadas a Miguel Hernández, queremos destacar el podcast de Podium Podcast (Cadena Ser), que en una hora resume con calidad y de forma amena y profunda su trayectoria vital. Os dejamos el enlace y nuestra encarecida recomendación de escucharlo aquí.

Por último, queremos cerrar este rincón hernandiano con los dolorosísimos versos que Vicente Aleixandre le escribió a Hernández a su muerte en la enfermería de la cárcel alicantina, perseguido como estaba por la imagen probable de su amigo al que, según se dijo, no pudieron cerrarle los ojos:

Elegía (En la muerte de Miguel Hernández)

Vicente Aleixandre

I
No lo sé. Fue sin música.
Tus grandes ojos azules
abiertos se quedaron bajo el vacío ignorante,
cielo de losa oscura,
masa total que lenta desciende y te aboveda,
cuerpo tú solo, inmenso,
único hoy en la Tierra,
que contigo apretado por los soles escapa.

Tumba estelar que los espacios ruedas
con sólo él, con su cuerpo acabado.
Tierra caliente que con sus solos huesos
vuelas así, desdeñando a los hombres.
¡Huye! ¡Escapa! No hay nadie;
sólo hoy su inmensa pesantez de sentido,
Tierra, a tu giro por los astros amantes.
Solo esa Luna que en la noche aún insiste
contemplará la montaña de vida.
Loca, amorosa, en tu seno le llevas,
Tierra, oh Piedad, que sin mantos le ofreces.
Oh soledad de los cielos. Las luces
sólo su cuerpo funeral hoy alumbran.

II
No, ni una sola mirada de un hombre
ponga su vidrio sobre el mármol celeste.
No le toquéis. No podríais. El supo,
sólo él supo. Hombre tú, solo tú, padre todo
de dolor. Carne sólo para amor. Vida solo
por amor. Sí. Que los ríos
apresuren su curso: que el agua
se haga sangre: que la orilla
su verdor acumule: que el empuje
hacia el mar sea hacia ti, cuerpo augusto,
cuerpo noble de luz que te diste crujiendo
con amor, como tierra, como roca, cual grito
de fusión, como rayo repentino que a un pecho
total único del vivir acertase.

Nadie, nadie. Ni un hombre. Esas manos
apretaron día a día su garganta estelar. Sofocaron
ese caño de luz que a los hombres bañaba.
Esa gloria rompiente, generosa que un día
revelara a los hombres su destino; que habló
como flor, como mar, como pluma, cual astro.
Sí, esconded, esconded la cabeza. Ahora hundidla
entre tierra, una tumba para el negro pensamiento
cavaos,
y morded entre tierra las manos, las uñas, los dedos
con que todos ahogasteis su fragante vivir.

III
Nadie gemirá nunca bastante.
Tu hermoso corazón nacido para amar
murió, fue muerto, muerto, acabado, cruelmente acuchillado de odio..
¡Ah! ¿Quién dijo que el hombre ama?
¿Quién hizo esperar un día amor sobre la tierra?
¿Quién dijo que las almas esperan el amor y a su sombra florecen?
¿ Que su melodioso canto existe para los oídos de los hombres?
Tierra ligera, ¡vuela!
Vuela tú sola y huye.
Huye así de los hombres, despeñados, perdidos,
ciegos restos del odio, catarata de cuerpos
crueles que tú, bella, desdeñando hoy arrojas.
Huye. hermosa, lograda,
por el celeste espacio con tu tesoro a solas.
Su pesantez, al seno de tu vivir sidéreo
da sentido, y sus bellos miembros lúcidos para siempre
inmortales sostienes para la luz sin hombres.

(En las fotografías, de arriba a abajo: Miguel Hernández con Josefina Manresa; En un homenaje a Ramón Sijé; en el frente durante la guerra civil. En la última fotografía, tomada en Madrid, de izquierda a derecha y en pie, Miguel Hernández, Leopoldo Panero, Luis Rosales, Antonio Espina, Luis Felipe Vivancos, J.F. Montesinos, Arturo Serrano Plaja, Pablo Neruda y Juan Panero. Sentados están, Pedro Salinas, María Zambrano, Enrique Díez-Canedo, Concha Albornoz, Vicente Aleixandre, Delia del Carril y José Bergamín. Gerardo Diego, en el suelo.)

Os dejamos el cartel del evento para que por favor le podáis dar difusión:

 

 

  • sábado, 02 de diciembre de 2017

El artículo pertenece a las categorías Actividades culturales, Eventos, Mis lecturas, Noticias